Reportajes

Llaneros y marineros unidos por Sembrando Joropo en Cartagena

 801 total views,  1 views today

Una noche de ensoñación vivió la delegación de jóvenes nunchianos pertenecientes al grupo de formación artística Sembrando Joropo, de Casanare, durante el evento de bienvenida a los marinos de los buques de 7 países congregados en el Festival Sail Cartagena 2018, en el Club Naval de Oficiales de este centro turístico, este sábado 21 de julio.

En una magistral presentación ante un gran auditorio de Oficiales de la Armada Colombiana y los visitantes extranjeros los 27 muchachos y muchachas se lucieron, de principio a fin, con su compilación de los aires autóctonos llaneros, el pasaje, las tonadas, los cantos de trabajo, los golpes y joropos recios, entre otros.

Bajo una hermosa luna, un coqueto lucero, una suave brisa marina y el sonido de las olas del mar, cantaron, bailaron y tocaron el arpa, cuatro, maracas y la bandola, bajo la dirección artística de César ‘Cachi’ Ortegón.

El repertorio inició con un homenaje a Cartagena en ritmo de tonada y cantos de trabajo del llano, hecho por las bendecidas voces de las jovencitas, seguido del denominado “golpe” de Cari Cari en la bandola llanera, un popurrí de clásicos llaneros como Carmentea, Ay si si, y El Galerón llanero, entre otros.

Colombia tiene tres mares: ‘Cachi’ Ortegón

En el intermedio de algunos de los actos el ‘Cachi’ hacía apología de la cultura de los llanos orientales y tal cual poeta hizo uno bello símil entre los azules mares y el verde llano colombiano. Expresó que “Colombia es un país privilegiado porque tiene tres mares: Pacífico, Atlántico y el otro, el de la cordillera hacia el oriente, ese mar de altamar de la ceiba, la palma real, la flor del Pauto, donde una casa es el lucero más cercano; ese mar se llama llano, que se prolonga de palmera en palmera, como las olas en el mar”. Agregó que estamos aquí porque nos ha traído el buque insignia Gloria, nos ha traído la música llanera, y hemos venido a cantarles desde la lejana tierra del Casanare”.

Posteriormente los estudiantes, que ya tienen tres años de estar preparándose, entonaron y tocaron un popurrí latinoamericano en el que se incluyó La Bamba y Moliendo café.

Y el ‘Cachi’ siguió con su símil describiendo que “Con el cuatro y el timón en la mano, el llanero y el marinero van tras su mismo destino cabalgando, unos, en esos esbeltos veleros y los otros, en sus caballos. El viento se enamora de las velas extendidas de sus barcos y se enamora de las crines ardientes de nuestros caballos; también se enamora del canto y la cuerda, de las cuerdas del arpa y de la bandola”.

El espectáculo de los bailarines de joropo con sus trajes típicos, de las cantantes, de los músicos del arpa, las maracas, la bandola y el cuatro, prosiguió otros maravillosos minutos, ante un público ceremonioso expectante de escucharlos y verlos de cerca.

El ‘Cachí’ resaltó que la empresa petrolera Equión Energía era la artífice de esta escuela de formación artística dentro de sus programas de responsabilidad social, expresando que ella tenía el corazón en el llano casanareño por sus actividades económicas pero también porque lo hecho con los niños y niñas ha sido implementado con el corazón.

La presidente de Equión, satisfecha de Sembrando Joropo

Igualmente, María Victoria Riaño, presidente de Equión Energía, saludó al auditorio y orgullosa de este programa de inversión social, expresó su satisfacción porque los niños y niñas nunchianos, pudieran formarse en Sembrando Joropo y que estaba muy contenta por sus triunfos y que esta era la primera vez que podían disfrutar de esta experiencia de conocer el mar.

También precisó que el programa le ha generado satisfacción a Equión, porque se ha transformado para bien las vidas de estos jovencitos y sus familias.

Finalizado el acto folclórico casanareño se presentó una agrupación musical de San Andrés con sus ritmos propios, que motivó a los asistentes a bailar e integrarse con los chicos casanareños. En improvisadas coreografías, marinos, oficiales de la Armada y los llaneros, se fusionaron alegremente.

El evento, inicialmente solemne, fue dando paso a una gran integración de culturas colombianas, mexicanas, peruanas, norteamericanas, brasileñas, chilenas y portuguesas.

Directivos y profesores

La presentación de los niños en el Sail Cartagena no hubiera sido posible sin la quijotesca labor de los directivos y profesores que los forman y acompañan. Ellos son Sandra Saavedra, coordinadora general; Alejandra Román, coordinadora administrativa; Santos Silva, director de ensamble y de coro; Ferney Cotinchara, maestro de cuatro; Álvaro Cotinchara, maestro de arpa; Adriana rozo, maestra de danza; Alan Jiménez, acompañante del bajo y Francisco Mora, ingeniero de sonido.

 

 

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar