Proyecto El Portón: Entre la certeza absoluta y el principio de precaución

0

295 total views, 2 views today

Por Yecid Beltrán Sáenz

Aprovechando que el Tribunal Administrativo de Casanare, mediante auto de marzo 18 de 2018 modificó las medidas cautelares impuestas dentro de las acciones populares 2017-00065 y 2017-00067, la petrolera canadiense Gran Tierra Energy podrá reiniciar los trabajos, motivo por el cual, sus voceros se han propuesto “socializar” las medidas de protección y mitigación que realizaran en cumplimiento a lo ordenado por el poder judicial y muy al estilo de técnicas modernas como la utilización de “legos” (no muy diferentes a los espejitos, brillantes y chucherías usados por los conquistadores españoles para dominar a nuestro ancestros) trataran de convencernos que ni las actividades exploratorias y mucho menos las posteriores de extracción y conducción de los crudos y gases, afectaran de manera alguna el medio ambiente, el sistema acuífero subterráneo de Yopal o la biodiversidad que tanto nos enorgullece a los llaneros.

No sobra recordar en estos momentos cruciales, que Colombia se adhirió a la Declaración de Rio sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo de 1992, cuyo principio 10 nos enseña que la mejor forma de proteger el medio ambiente es el “vínculo que existe entre la protección ambiental y la garantía de los derechos humanos. El ahora denominado “principio de la Democracia ambiental” establece el acceso a la información”.

Bajo ese elemental principio 10, traemos a colación para información de todos los interesados en el tema que el principio 15 de dicha declaración establece textualmente: “Con el fin de proteger el medio ambiente, los Estados deberán aplicar ampliamente el criterio de precaución conforme a sus capacidades. Cuando haya peligro de daño grave o irreversible, la falta de certeza científica absoluta no deberá utilizarse como razón para postergar la adopción de medidas eficaces en función de los costos para impedir la degradación del medio ambiente”.

Traducido a buen cristiano, bajo ese principio el Tribunal Administrativo de Casanare, en abril de 2017, decretó unas medidas cautelares que, entre otras, ordenaron suspender todas las actividades de exploración petrolera en el Pozo Prosperidad-1 dentro del bloque denominado “El Portón” que cubre unas 44.000 hectáreas de extensión; la mayor parte de ellas en el municipio de Yopal. Una de las razones que tuvo en cuenta el Tribunal lo expreso así:

.

 El principio de Precaución brinda la oportunidad para evitar daños irreversibles en el medio ambiente y en la salud de los seres humanos por la falta de certeza científica completa. ¿En este caso se despejaron todas las dudas?

El principio de precaución en materia ambiental se distingue del principio de prevención porque el primero exige tomar medidas que reduzcan la posibilidad de sufrir un daño ambiental grave a pesar de que se ignore la probabilidad precisa de que éste ocurra, mientras que el principio de prevención obliga a tomar medidas dado que se conoce el daño ambiental que puede producirse. Según el principio de precaución, cuando haya peligro de considerable reducción o pérdida de diversidad biológica, la falta de certeza científica absoluta no deberá utilizarse como razón para postergar la adopción de medidas que impidan o minimicen dicho peligro

Ley 99 de 1993 en su artículo primero numeral 6 dispuso: “La formulación de las políticas ambientales tendrá en cuenta el resultado del proceso de investigación científica. No obstante, las autoridades ambientales y los particulares darán aplicación al principio de precaución conforme al cual, cuando exista peligro de daño grave e irreversible, la falta de certeza científica absoluta no deberá utilizarse como razón para postergar la adopción de medidas eficaces para impedir la degradación del medio ambiente.

La pregunta de ahora es: ¿Existe certeza absoluta que la actividad petrolera que se desarrollará en el bloque “El Portón”,  no pone en peligro de daño grave e irreversible al medio ambiente, en especial al sistema acuífero subterráneo de Yopal, que es nuestra alternativa de agua potable para las futuras generaciones?

No será oportuno y conducente que la actual administración municipal lidere una gran convocatoria para que,  a través de una CONSULTA POPULAR,  los yopaleños definamos si se debe permitir la exploración y explotación petrolera en el bloque denominado “El Portón”?

“cuanto más conocemos los riesgos, mejor apreciamos la extensión de nuestra ignorancia; cuanto más hacemos por controlarlos, mayores son los riesgos generados en otra parte del sistema […] El mundo se hace más contingente y más dependiente de decisiones: la necesidad física, o la fatalidad natural, se transforma en obligación moral” (José A. López; José L. Luján, 2000).

*Yecid Beltrán Sáenz – Abogado de la Facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional de Colombia

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.