ActualidadReportajes

En pastelería de Yopal vendían buñuelos con caca de ratón. Fue sellada y reabierta.

Qué tal llegar usted a una pastelería prestigiosa de Yopal y encontrar caca de ratón en el buñuelo que compró. Pues esto sucedió efectivamente hace unos días y el comprador denunció el hecho ante la Secretaría de Salud Municipal que tras corroborar la situación selló el establecimiento pero dos días después fue reabierto.

Este episodio puso de manifiesto que los consumidores de alimentos en establecimientos públicos están expuestos al consumo de material contaminado porque los propietarios incumplen con las normas sanitarias establecidas para su correcto funcionamiento.

Sobre el caso puntual el secretario de salud, Juan Francisco Amaya, expresó que una persona reportó la situación vía telefónica, (lunes 8 de octubre) a las 8 de la mañana y media hora después, el equipo de seguridad alimentaria se hizo presente en el establecimiento haciendo la inspección respectiva, en la que se detectaron incumplimientos a las normas como contaminación cruzada, los insumos no estaban en envases nuevos y rotulados, y había deterioro en las neveras y utensilios de cocina.

Tras visitas realizadas en los dos días posteriores al cierre, a solicitud de los propietarios, la Secretaría de Salud verificó que ya se habían subsanado las fallas, encontrando neveras y utensilios nuevos, además de evidente inversión en infraestructura. Todo ello permitió el levantamiento del cierre. Sin embargo el establecimiento seguirá siendo objeto de visitas de seguimiento al igual que los otros que se encuentran registrados tanto en la Alcaldía de Yopal como en el Idury.

El denunciante considera que el sellamiento por dos días del establecimiento, no es un tiempo suficiente para solucionar todo lo hallado si se tiene en cuenta que allí hay un sótano donde se almacenan los alimentos y utensilios de cocina, que por el tamaño de la pastelería no pareciera se hubiera podido hacer el proceso de higiene y desinfección del sitio. Y ve con preocupación que esta panadería es muy reconocida y frecuentada por muchas personas y ciclistas.

Igualmente se conoció que el sitio ya había sido sellado en otra oportunidad por situaciones similares.

El consumo de alimentos con trazas de caca y orina de ratón, puede generar varias enfermedades como la leptospirosis o enfermedad de Weil, trinquinosis, toxoplasmosis y el hantavirus. Algunas de ellas pueden complicarse y ser letales.

El funcionario pidió a la comunidad comprar los alimentos en sitios de confianza, exigir que se tenga certificado de manipulación de alimentos y denunciar las irregularidades que se evidencien, pues esto es una prioridad para vigilancia, en aras de evitar riesgos de salud pública.

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba