El puma y el toro en Casanare: la diferencia entre la vida y la muerte

0

1,054 total views, 1 views today

Diferente suerte corrieron dos animales que hicieron noticia el pasado domingo 13 de enero en Casanare. Un puma que merodeaba el corregimiento El Algarrobo del municipio de Orocué fue protegido por la comunidad mientras que un toro de lidia, que se escapó de una corrida de toros en Aguazul, fue ultimado a tiros por la policía.

El puma, resultó siendo hembra y con cachorro a bordo, es decir está preñada. Fue bien tratada por la comunidad que la atrapó, no presenta laceraciones y se encuentra en óptimas condiciones. Por el momento está en el hogar de paso El Picón, donde es valorada y atendida por médicos veterinarios. En los próximos días Corporinoquia definirá el sitio más adecuado para su gestación y protección.

La entidad ambiental instó a las comunidades a tomar el ejemplo de los vecinos de El Algarrobo, que en vez de matar el salvaje felino lo capturaron, sin hacerle daño, y avisaron a las autoridades ambientales para que lo protegieran.

 

El toro muerto a tiros

Tristemente la suerte del toro no fue la misma. El animal que instintivamente “aspiró” por un momento, a salvarse de su triste destino de ser toreado y luego atravesado por una espada, logró escaparse de unas celdas de cemento llamadas toriles de la plaza Dimas Avella de Aguazul.

Sin saber qué rumbo tomar, se dirigió a un parqueadero del escenario taurino, donde además de vehículos había gran cantidad de personas, que fueron sorprendidas por el enorme animal que corrió tras ellas, y a pesar de que miembros de la cuadrilla de los toreros trataron de controlarlo no pudieron.

El enfurecido toro siguió correteando a la gente y hasta embistió uno de los caballos de la jornada taurina antes de quedar atrapado entre dos carros, y, que un policía, en aras de evitar una tragedia humana, le disparara en varias oportunidades hasta matarlo.

Su corta vida no podía tener otro final distinto al que tuvo, pero por lo menos con los balazos no debió soportar la tortura de la picada y de las banderillas -que destrozan y llenan de dolor y sangre su voluminoso cuerpo de 400 o 500 kilos- y, del estrés de un público vociferante, con deseos de sangre en la arena.

En su intento de huida el toro alcanzó a afectar varios vehículos y lesionar levemente a dos personas, incluido el comandante de la policía de Aguazul, quien fue finalmente el que lo mató.

Cerca de 2.500 personas se encontraban en la plaza presenciando el espectáculo de sangre. Y pagaron entre 30 y 40 mil pesos para ver las faenas con los toreros Paco Perlaza, Guillermo Valencia y el rejoneador Andrés Ruíz. Esta actividad fue autorizada por la Alcaldía de Aguazul en el marco del Festival y Reinado Nacional del Arroz.

 

Otros animales también sufrieron en la corrida

En la jornada de toros realizada el domingo en la plaza Dimas Avella, con la ganadería Fuente La Peña, no solo ocurrió el incidente del toro fugado sino que de acuerdo con un espectador, varios de los caballos que participan en la lidia de los toros, fueron afectados al ser tirados al piso por los estresados animales.

El primer toro de la tarde que fue lidiado por el Rejoneador Andrés Ruíz hirió uno de sus caballos toreros, luego otros tres toros tumbaron los caballos de los picadores, que afortunadamente no sufrieron heridas pero seguramente sí mucho estrés. Otro de los toros partió un burladero, que es el sitio donde se protegen los toreros y que son acceso a los callejones.

 

Opiniones sobre el toreo

Juan Carlos Sáenz, místico defensor, cuidador y protector de animales, dijo que estos espectáculos no se pueden llamar arte ya que solo es maltrato animal. Arte es una pintura, música y otro tipo de expresiones culturales.

César Ortiz Zorro, el representante a la Cámara por Casanare, exprsó que debían prohibirse las corridas de toros y se ofreció a apoyar iniciativas en ese sentido en el Congreso.

El abogado Álvaro Hernán Puentes, expresó que el “espectáculo taurino se debe acabar o modificar: Se pudiera eliminar la muerte del toro, por ejemplo. Pero no es cierto que los aficionados taurinos disfruten al sufrimiento del toro. Es más: en todas las corridas se rechifla al torero que no tiene pericia o suerte en el tercio final, precisamente por el sufrimiento del toro. Y tampoco es cierto que en otros espectáculos como el coleo no haya maltrato animal. En el coleo los toros terminan con sus extremidades o sus costillares partidas. Indudablemente una y otra tienen origen en costumbres de la era medieval o en prácticas ganaderas atrasadas”.

El exsenador Jorge Prieto Riveros dijo que “el toreo es un espectáculo circense que nos trajeron los españoles, que termina torturando y matando el toro para complacer a un público que lo acostumbraron a gozar con ese tipo de espectáculos.”

El Movimiento Ambientalista Colombiano expresó que “las corridas de toros no sólo son espectáculos de muerte sino una potencial amenaza para la población. Una clara responsabilidad de la Alcaldía municipal.”

Estos fueron algunos de los episodios ocurridos en la corrida de toros del domingo 13 de enero en la plaza de toros Dimas Avella, grabados por el organizador de coleo, Yimy Ávila:

Vídeo de escapada del toro

Vídeo del toro corriendo y muerto a tiros

Vídeo recogiendo al toro con grúa

 

Por qué el toreo es considerado una tortura

Varias páginas web narran con lujo de detalle el sufrimiento que padece un toro de lidia durante su existencia.

https://www.animanaturalis.org/p/573/instrumentos-de-tortura-taurina

https://www.elsaltodiario.com/tauromaquia/el-toro-no-sufre-desmontamos-los-mitos-mas-extendidos-de-la-tauromaquia-

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

x