Por pedirle que no bebiera más licor, hombre habría asesinado a su pareja en Sabanalarga, Casanare

0

1,680 total views, 1 views today

Huellas en su cuello no coincidentes con el supuesto lazo utilizado, peleas previas al hecho e inconsistencia en el relato, son las evidencias que tiene la Fiscalía para probar que una mujer fue asesinada por su compañero sentimental y que no fue un suicidio como él pretendió hacer creer, sobre los hechos ocurridos el 20 de julio en Sabanalarga, Casanare. El hombre fue enviado a la cárcel.

De acuerdo a la Fiscalía en Casanare, el día en que se encontró el cadáver de Licy Colmenares, su pareja dijo que en un arranque de ira había tomado un lazo y se había ahorcado y que incluso él había intentado hacer lo mismo.

Sin embargo con las evidencias recaudas por el Cuerpo Técnico de Investigaciones de la Fiscalía, las cosas no cuadraban conforme al relato de Jair Antonio Berrio, de 29 años.

Según el director de Fiscalías de Casanare, Jhon Fredy Encinales, el grupo investigativo apoyado en el Instituto de Medicina Legal, encontró que las huellas en el cuello de la víctima no eran coincidentes con el lazo, para colgar chinchorros, con el que supuestamente se había ahorcado sino con el de un cable de televisor, que acuciosamente los criminalistas habían recolectado de la escena de la muerte.

La diferencia es que el primero era mucho más delgado frente a las señales que aparecieron alrededor del cuello de Licy Colmenares y el daño en la laringe lo reconfirmaba. También se evidenció que la mujer no fue ahorcada con ella suspendida en el aire.

Adicional a esto, en la cabeza de la víctima aparecieron hematomas de golpes, que indicaban una pelea, que a su vez fue confirmada por un jovencito de 14 años que atestiguó que previó a conocerse el desenlace fatal, la pareja había peleado, fuertemente, porque ella le había pedido no beber más licor. Y según las investigaciones hechas por el CTI, la pareja ya había discutido en el bar donde estaban compartiendo.

Con respecto al estado emocional de la víctima, familiares expresaron a los detectives que ella era una mujer tranquila, alegre, sin problemas mentales o con tendencias suicidas.

Todos estos indicios llevaron a la Fiscalía a descartar el suicidio como causa de la muerte de Licy Colmenares y procedió a generar la orden de captura contra su pareja, una semana después de registrado el hecho sin embargo esto solo se pudo concretar hasta el 15 de agosto en Sabanalarga.

La Fiscalía formuló imputación de cargos por el delito de Homicidio con circunstancias específicas de agravación, cargos que no aceptó el indiciado. El juez impuso medida de aseguramiento privativa de la libertad en cárcel.

Se pudo establecer que la pareja llevaba varios años de convivencia y el hombre no tenía antecedentes judiciales.

Por ahora ya son 8 los casos de mujeres asesinadas en Casanare a lo largo de este año. De estos, 5 ya fueron esclarecidos, siendo dictaminados 3 como feminicidios.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.