ActualidadNoticiasOpinionReportajes

Ganadería casanareña: Ganando a pesar del olvido del Estado

 21,263 total views,  544 views today

Por: Ramiro Rivera – médico veterinario zootecnista y María José Rivera – estudiante de Política y RRII

 

La ganadería bovina es la principal actividad económica del campo colombiano y una muy representativa en Casanare, como lo evidencian las cifras sobre número de cabezas, municipios donde se desarrolla, áreas de terreno empleadas y usos de sus productos, entre otros factores. Sin embargo lo ganado hasta el momento es por el sudor y lágrimas de los ganaderos con muy poco apoyo del Estado.

 

Hato ganadero en Colombia

En Colombia hay 28.245.262 cabezas de ganado que se desarrolla en todos sus climas, en todas sus escalas de producción y en todas sus especialidades (leche, doble propósito,cría, levante, ceba); es la número uno en términos de valores anuales y es 3 veces mas grande que el sector cafetero o floricultor, 8 veces mas grande que el negocio de la palmicultura, 2 veces mas que el sector avícola y genera mas de 810 mil empleos directos (6 % del empleo nacional, 19 % del empleo agropecuario).

Contribuye con el 1.4% del PIB nacional, el 21.8% del PIB agropecuario y por tamaño de su hato ocupamos el puesto 12 en el mundo y el 5 en América. Se sacrifican aproximadamente entre 3 y 3.5 millones de cabezas al año, promedio de un millón de toneladas de carne, se producen 7 millones de litros de leche por año ubicándose así entre los mejores 12 productores de leche del mundo, todo lo anterior según datos de Fedegan.

 

Contribución de Casanare al hato ganadero nacional

Casanare es el segundo hato ganadero más grande de Colombia después de Antioquia, con 2.141.435 bovinos (7.5% del hato nacional), y viene recuperándose y creciendo positivamente, entre el 2015 y el 2019, 4.27% unos 78.000 animales mas cada año.

Sin embargo el crecimiento notorio se dio entre 2016 y 2018 que alcanzó a ser del 7%. La ganadería de Casanare aportaría unos 61.000 empleos directos y con los crecimientos promedio de la actividad generaría 2.600 empleos nuevos cada año. También aporta el 66% del PIB agropecuario de Casanare y después del sector petrolero es el sector que más contribuye al PIB departamental.

Para medir la  capacidad de carga (número de animales por hectárea) nos atreveríamos a hacer un estimado promedio en sabana de 0.4 y piedemonte de 1,3 animales por hectárea en pastos mejorados; podríamos promediar una media de 0.7 animales por hectárea en el departamento, algo mas de 3.000.000 hectáreas para esta actividad, es decir el 67 % del territorio. Ahora de los 55.000 predios  que estima el Instituto Geográfico Agustín Codazzi, IGAG, en Casanare, apenas unos 25.000 tienen título de propiedad (45%); en ganadería de los 16.196 podríamos decir que unos 5 mil no tienen título, razón por la que no pueden acceder a créditos, o incentivos de la nación.

Ahora claramente notamos que la ganadería se desarrolla en los municipios de sabana, en su orden Paz de Ariporo, Hato corozal, Yopal, San Luis, Maní, Trinidad, Tauramena, Aguazul, Nunchía y Pore, encontrando en estos más del 93% del hato del departamento, sin desconocer otras localidades como Villanueva, Monterrey, Támara y Chámeza que desarrollan esta actividad en forma considerable.

ICA. (2019). Instituto Colombiano Agropecuario – ICA. Instituto Colombiano Agraopecuario. https://www.ica.gov.co/areas/pecuaria/servicios/epidemiologia-veterinaria/censos-2016/censo-2018.aspx

Según datos del ICA (2019), la ganadería en el departamento se desarrolla en 16.196 predios, donde Paz de Ariporo, Hato Corozal, Yopal, San Luis, Maní y Trinidad, igual que en población bovina, lideran como los municipios con mayor destinación de predios y población ganadera.

Casanare es un departamento ganadero por tradición, por lo que representa para la economía, para la generación de empleo, por cultura y porque destina un porcentaje muy alto de su territorio al desarrollo de esta actividad.

Esta situacion obedece a que esta actividad se desarrolla en la sabana, inundable en invierno y muy seca en verano, (gran parte de Paz de Ariporo, Hato Corozal y los que llegan en su territorio al río Meta), en grandes extensiones de tierra, áreas que fácilmente superan las 500 o 1.000 hectáreas a sabana abierta, incluso sin o en grandes potreros, donde los suelos no soportan una mayor capacidad de carga a la ausencia de pastos mejorados; allí están ubicados los grandes hatos, con poco manejo, tal vez dos veces al año en los ciclos de vacunación, de poca asistencia técnica y con la limitación de hacer mejoramiento genético por la difícil adaptación de razas a estas condiciones naturales, haciendo  en ellos ganaderías de cría y los excedentes (machos de levante o destetos y las hembras de despaje) de tipo extractivo que son vendidos a intermediarios o llevados a ceba en el piedemonte.

Ahora los municipios de sabana que son bañados por grandes ríos como el Pauto, el Cusiana y Cravo Sur principalmente y a medida que se acercan al piedemonte mejoran considerablemente sus suelos obteniendo mejores condiciones para el desarrollo de la actividad pero que entran en competencia directa con el arroz por el uso del suelo. Sin embargo en estas regiones se desarrolla la cría y algunos la ceba en pasturas mejoradas tipo brachiarias, en áreas mas pequeñas con mejor manejo y genética.

Ya cuando nos encontramos en piedemonte o cerca de él, podemos observar en su mayoría ganados mejorados genéticamente en los predios grandes, otros realizan ciclo completo desde la cría hasta la ceba y en los mas pequeños ya se desarrolla la ceba, ganadería doble propósito o lechería en áreas casi en su totalidad con pastos mejorados, suplementos nutricionales, buen mejoramiento genético y manejo profesional.

 

Distribución del ganado por predios

Ahora en la distribución de predios por número de animales en todo el departamento, tenemos que en 9.108 predios el 56.2% tienen menos de 50 reses y son apenas propietarios del 10% del hato del departamento, situación que seguramente los hace improductivos, o no sea su principal actividad agropecuaria sino el complemento del desarrollo de otra actividad, quedándonos 7.088 (43%) para el desarrollo de la ganadería; 2.811 (17.3%) entre 50 y 100 animales, es decir pequeños productores y ganaderos; 3.432 (21.2%) predios entre 100 y 500 reses, quizás las mejores áreas tecnificadas o para tecnificar y potenciar el desarrollo de la cría, el doble propósito y todo el ciclo productivo; por último tenemos 845 ganaderos (5.21%), propietarios del 40% del hato ganadero, con lotes mayores a 500 animales, muy pocos de ellos tecnificados y la gran mayoría en la sabana donde se ubicarían los hatos o grandes ganaderías en más de 1.500.000 hectáreas, es decir el 56% del área destinada a la actividad, y de este último grupo hay que destacar que sería un alto porcentaje del hato ganadero (600.000 reses) en un área demasiado grande del territorio casanareño.

Fuente: ICA. (2019). Instituto Colombiano Agropecuario – ICA. Instituto Colombiano Agraopecuario. https://www.ica.gov.co/areas/pecuaria/servicios/epidemiologia-veterinaria/censos-2016/censo-2018.aspx

ICA. (2019). Instituto Colombiano Agropecuario – ICA. Instituto Colombiano Agraopecuario. https://www.ica.gov.co/areas/pecuaria/servicios/epidemiologia-veterinaria/censos-2016/censo-2018.aspx

 

Las hembras en el hato ganadero casanareño

El hato bovino casanareño está conformado por 2.141.453 reses. De ellas 1.375.310 (64%) son hembras. Y estas se componen de 4 categorias: terneras 235.833 (17%); novillas de levante, entre 1 y 2 años, 197.240 (14%); novillas de vientre, entre 2 y 3 años, 203.443 (15%) y vacas o mayores de 3 años 738.794 (54%). Esto garantizaría un recambio óptimo de la cría por el constante y sostenido promedio por edad o categoría de las hembras bovinas en Casanare.

Ahora, de las 783.794 vacas o hembras en edad de producción, se tienen 407.031 nacimientos, dato que nos arroja una natalidad o nacimientos del 55 %, bajo frente al promedio nacional u otras regiones que superan el 65 y 70% de acuerdo a su manejo, sumado al intervalo entre partos en Casanare que puede ir en promedio entre 450 en piedemonte o ganaderías tecnificadas y hasta 600 días   promedio en la sabana; lo mismo sucede con la edad al primer parto que en sabana supera fácilmente los 3 años de edad. Todo esto se da principalmente a la ausencia de pastos mejorados, apenas un poco mas de 1.100.000 hectáreas, 35 % del área destinada a esta actividad y al poco o mal uso de minerales en la nutrición y al deficiente manejo de las ganaderías.

 

Ganaderos casanareños solos, sin una real política pública

Estas cifras de indicadores de productividad no son competitivas frente a otras regiones. Seguramente nos falta mejorar mucho, pero a pesar de todo esto, son muy buenas para la economía y el desarrollo del departamento. Lo que tenemos al día de hoy, lo han logrado los ganaderos y solo ellos, con mucho esfuerzo propio y sin ayuda del sector público (nación, gobernación, municipios) porque han sido mínimos los esfuerzos y cuando se hicieron fracasaron, en su mayoría en temas de mejoramiento genético y establecimiento de pasturas y capacitaciones. Además por la falta de títulos que acrediten la propiedad en un número alto que limita a los ganaderos a acceder al crédito y así poder hacer uso de incentivos y otras garantías que dice tener el gobierno para la compra de herramientas, tierras, tecnificación y productividad de sus predios y su ganadería.

 

Casanare tiene política pública ganadera (ordenanza 14 de 2012), plan estratégico de la ganadería 2015–2032 (ordenanza 14 de 2015) que tiene como objeto un proceso integrador de planes, programas, proyectos, acciones y acuerdos que se encaminen a fomentar, incentivar, promocionar y direccionar en forma estructurada la ganadería del departamento, pero que me atrevería a asegurar que no se han reunido la primera vez al menos para conformar el comité operativo de la misma y que esta en manos de quien sea su secretario de Agricultura en el departamento.

Los municipios destinan muy pocos recursos para fortalecer la actividad y la asistencia técnica y el extensionismo rural se encuentra acabado; los fondos municipales de crédito no tienen definido claramente líneas para el sector y para completar el enfermo y convaleciente IFC de Casanare tampoco tiene una clara línea de crédito que fortalezca esta actividad en los que son propietarios de sus predios mediante títulos.

Para rematar la enfermedad, la representación gremial Fedegan, llega en silencio y sin un buen programa o proyecto que siembre vida o esperanza en este sector. Solo nos cobra su cuota de fomento y maneja los ciclos de vacunación anti aftosa y pare de contar; los comités o asociaciones locales son muy débiles, con pobres estructuras y representan una muy pequeña parte del sector.

Vivimos sujetos al pésimo servicio de la entidad de control oficial, el ICA. En los municipios los ganaderos han tenido que comprar hasta los computadores para que nos cobren las famosas guías de movilización, principal actividad a la que se dedicó esta entidad, olvidándose de que su principal función es el control y erradicación de enfermedades que puedan afectar este sector.

El tiempo seguirá pasando, la actividad por esfuerzo propio y con mucha dificultad y sin apoyo seguirá creciendo, generando empleo y a pesar de todo contribuyendo a mejorar la economía de este departamento, eso si con la esperanza pérdida y la abnegación de no ser reconocidos y premiados como debe ser el principal renglón de nuestra economía, la principal actividad del campesino llanero pero eso sí muy orgullosos de que el llano y nuestra cultura sobrevive gracias a que hoy por nuestras sabanas mientras exista ganado seguirán existiendo llaneros.

Referencias:

Fedegan. (2018). Ganadería Colombiana: Hoja de Ruta 2018 – 2022 | Fedegan. Fedegan. https://www.fedegan.org.co/noticias/ganadería-colombiana-hoja-de-ruta-2018-2022

ICA. (2019). Instituto Colombiano Agropecuario – ICA. Instituto Colombiano Agraopecuario. https://www.ica.gov.co/areas/pecuaria/servicios/epidemiologia-veterinaria/censos-2016/censo-2018.aspx

 

Otras noticias…

Comandante de la policía en Casanare con Covid-19

 

Otras noticias…

 

 

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar