ActualidadNoticiasOpinionReportajes

El macabro juego de los retenes, de policías al acecho y huidizos infractores, desencadenó la muerte de joven en vía Yopal-Paz de Ariporo

 12,163 total views,  19 views today

Por César Colmenares

De la muerte del joven Johan Sebastián Ortega, resultado de un disparo propinado por un miembro de la policía de carreteras en Yopal, Casanare, me dan vuelta en la cabeza dos asuntos:

Luego de escuchar relatos y observar videos de testigos, llama la atención que si el impacto de bala fue en la yugular, o en todo caso el cuello, por qué lo dejaron acostado en el piso, luego en el platón de la camioneta e hicieron varias paradas en el trayecto hacia Yopal.

Cualquier persona, sin la mínima preparación en primeros auxilios, por instinto, lo primero que hace es erguir al herido y aplicar presión sobre la herida para tratar de contener la hemorragia y riesgo de desangre.

De hecho, si ya habían dialogado con las víctimas del hecho, por qué abrieron fuego. Esto solo procede cuando un ciudadano requerido huye de la orden de pare y, con elementos objetivos, constituye un riesgo para el personal policial.

De otra parte, este es el desenlace de un juego macabro que hace años instauraron infractores y policía, un juego del gato y el ratón. Es común ver el puesto de control policial bien frente a la estación de bombeo petrolero llamado Araguaney, o en algunos puntos entre el puente La Cabuya sobre el río Cravo Sur y La Chaparrera.

Pero no es la única imagen del paisaje. Casi siempre hay grupos de motociclistas esperando a ver en qué momento “levantan el retén” para poder pasar. ¿Por qué la espera? Porque bien, no tienen licencia de conducción, tarjeta de propiedad, revisión técnico mecánica o Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito SOAT y nunca renuevan estos documentos.

Como ya dije, las dos partes optaron por una macabra relación en la que sí se dejan interceptar, pagan soborno para continuar su viaje o se expone a un comparendo e inmovilización.

No es nuevo ni reciente, el sector mencionado es un premio para quien es asignado allí. Es el negocio, socio. Hoy, el desenlace es triste y luctuoso.

Pero ¿habrá remedio? Se volverán a presentar muertos? Seguirán las extorsiones? Se modificará en algo la manera de actuar de unos y otros?

Otras noticias…

Yopal y Casanare, tendencia en twitter, porque policía mató a joven en una carretera y por precandidatura presidencial del exgobernador Alirio Barrera

 

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba