ActualidadNoticiasReportajes

Triple asesinato en Maní, Casanare. Uno de los muertos, Vicente Soto, fue señalado por la Fiscalía de ser líder de una banda criminal.

 14,162 total views,  2 views today

En un ataque sicarial en el casco urbano de Maní, a una hora al sur de Yopal, Casanare, fueron asesinadas tres personas y una resultó herida. Las víctimas fueron identificadas como Vicente Emilio Soto Berrío, capturado en varias oportunidades por ser el líder de una banda delincuencial, su hijo Gustavo Soto Chaparro, menor de edad y el padre del exregistrador de Maní Luis Alfonso Sandoval, de 97 años.

Estos hombres, junto a algunos amigos, se encontraban este jueves 6 de enero, departiendo y tomando unas cervezas, en una casa contigua a la del exregistrador, ubicada en la carrera 6 con calle 19, a tan solo dos cuadras de la estación de policía municipal, cuando varios hombres fuertemente armados llegaron hacia las 4 de la tarde, en moto y sin retirarse los cascos, dispararon indiscriminadamente contra los presentes.

El primero en caer fue el jovencito de apenas 17 año, quien quedó fuera de la residencia y luego las otras tres personas. El herido, Carlos Rico, defensor público de Yopal, fue trasladado a un centro asistencial de esta ciudad.

El muchacho era egresado del colegio Jesús Bernal Pinzón y vivía con su madre, quien nunca tuvo vida marital con Vicente Soto y estaba próximo a cumplir 18 años el 25 de enero. Su progenitora siempre quiso alejarlo del padre para evitarle situaciones riesgosas.

El brutal crimen se da en medio de las tradicionales festividades de la Bandola en Maní, que se reanudaron este año, tras la pandemia.

Es de destacar que el año pasado hacia el mes de septiembre fueron asesinados dos expendedores de carne y un finquero en hechos que aún no han sido esclarecidos pero que al parecer tendrían relación con estructuras armadas.

 

El Clan de los Soto – antecedentes

Vicente Soto Berrío tenía un largo historial en cuanto a antecedentes judiciales. La Policía Nacional reseñó su captura en octubre de 2014, junto con otras 9 personas en Maní, a las cuales sindicó de ser integrantes de la banda paramilitar criminal conocida como “Los Soto” dedicada al narcotráfico, extorsiones, reclutamientos forzados. Presuntamente la banda había sido creada en 2013-

En ese momento la Fiscalía Especializada Contra el Crimen Organizado de Villavicencio le atribuyó a esta organización criminal, los homicidios de dos hombres de profesión carniceros y la tentativa de homicidio de dos consumidores de estupefacientes.

En agosto de 2015, Vicente Soto, fue objeto de un atentado, presuntamente por uno de los sicarios al servicio de alias ‘martín llanos’, excomandante del grupo paramilitar Los Buitragueños, quien pretendía quedarse con la finca Fronteras, de al menos 7 mil hectáreas, arrendada por Soto. De este intento de homicidio, quedó paralítico.

En 2016, por solicitud de una Fiscalía Especializada contra el Crimen Organizado, fueron detenidas 7 personas en Casanare y Meta, vinculadas al proceso que, por los delitos de homicidio y concierto para delinquir, adelanta contra quienes formarían parte del Clan de Los Soto. Entre ellos estaba Vicente Soto. Sin embargo, a los pocos días fueron dejados en libertad.

En enero de 2016 a través del periódico El Espectador se conoció que el clan de los Soto, era investigado por la presunta responsabilidad en al menos tres asesinatos el del ganadero Antonio José Rodríguez, esposo de la exsenadora María Izquierdo y el de los exparamilitares Ángel Becerra y Arbey Tojuelo.

 

Vicente Soto había denunciado que el Clan de Golfo lo quería matar

www.marthacifuentes.com conoció una declaración ante la Fiscalía, en la que Vicente Soto, en enero y abril de 2021, acusó a César Tovar, ‘Piporro’ el folclorista detenido el año pasado junto a Otoniel Castañeda, El Gran Llanerazo, y el finquero Rafael Liévano, de ser miembro del Clan del Golfo y quien supuestamente lo había presionado para ir a una finca en Aguazul para reunirse con los cabecillas de esta organización en Meta, Casanare y Vichada.

En el testimonio, el hombre da cuenta que de la reunión debió comprometerse a dar 120 millones de pesos para que no lo mataran. Pero a pesar de haber entregado la suma, esta pareció no llegar a los líderes del grupo paramilitar en Casanare, quienes lo citaron a él y sus hermanos a varias reuniones para que respondieran por el dinero. Narró que ocasionalmente se enteraron de que los planeaban matar y por ello decidieron irse a Bogotá por unos días. Según contó a la Fiscalía, al poco tiempo regresaron y lograron contactar a los sicarios que tenían las órdenes de matarlo y les dio un millón de pesos para que no le hicieran nada y todo quedó quieto para diciembre de 2021.

Otras noticias…

Vía Aguazul-Sogamoso NO se abrirá el 24 de enero, tras conflicto de tierras en La Granja. Obras llevan paralizadas 5 días. Habría desalojo a la fuerza.

 

 

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba