ActualidadNoticiasReportajes

Qué pudo llevar a don Luis Vaca, tradicional comerciante de Villanueva, a quitarse la vida

Tal vez el domingo de don Luis Euclides Vaca era triste como el de la trágica “Canción del Suicidio” compuesta en 1933 por el pianista húngaro Rezso Seress, y solo era el preámbulo de lo que sería su decisión de acabar con su vida en las postrimerías de esta, en la madrugada del lunes 23 de enero en la soledad de una silla del parque Morichal en Villanueva, Casanare.

Don Luis, un hombre de cejas y bigote prominente, pionero del comercio de este municipio al sur de Casanare, con su almacén de telas, La Real, al parecer bajo el influjo del alcohol, y según quedó evidenciado en un video de una cámara de seguridad, caminó hacia el desolado parque, se sentó en una banca, tomó su revolver y se descerrajó un tiro en su cabeza.

Cuando la policía llegó al sitio encontró al hombre sin vida, minutos después de haber sido alertada por la comunidad de la presencia de un individuo armado. En ese momento, dos de la madrugada, no se logró su identificación, la cual solo se vino a conocer hacia las 9 de la mañana, cuando familiares fueron a preguntar por un familiar desaparecido.

De don Luis se conoce que era un próspero comerciante al cual se le veía desplazarse en una modesta bicicleta, en forma solitaria. No tenía esposa y al parecer vivía solo.

Cuáles fueron las razones que llevaron a este anciano de 75 años a quitarse la vida, solo las sabrá él, lo que sí es cierto, es que las enfermedades mentales como la depresión y la ansiedad, exacerbadas por la pandemia del Covid-19, no han tenido el nivel de atención necesario. Y en municipios relativamente pequeños como este, no se brinda el servicio de siquiatría, según comentan los usuarios del servicio de salud. Para poder acceder a un especialista en salud mental se deben trasladar a Yopal o Villavicencio.

 

Fragmento de la Canción del Suicidio:

“El domingo es triste, mis horas son de insomnio                                                                          

Amado, las sombras con las que vivo son infinitas

Pequeñas flores blancas nunca te despertarán

Allá donde el coche fúnebre de la tristeza te ha llevado                                                                   

Los ángeles no tienen intención de devolverte”

¿Se enfadarían si pienso en reunirme contigo?

Domingo triste                                                                                                              

El domingo es triste, lo paso entero entre las sombras       

Mi corazón y yo hemos decidido acabar con todo         

Pronto habrá velas y oraciones tristes, lo sé         

Que nadie llore, déjalos que sepan que estoy feliz de irme                                               

La muerte no es para soñar, en la muerte yo te acaricio    

Con el último suspiro de mi alma te bendeciré  

Otras Noticias…

Con acción popular, padres de familia buscan concreción de sede del colegio Centro Social de Yopal

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba