ActualidadNoticiasReportajes

Nelson Mariño será libre. Tribunal de Yopal revocó sentencia que lo condenaba a prisión. 

Tras casi 4 largos años de prisión preventiva el popular exalcalde de Yopal y exgobernador de Casanare Nelson Mariño Velandia, volverá a la libertad. El Tribunal Superior de Yopal en fallo de segunda instancia revocó la condena proferida por el Juzgado Primero Penal Especializado de esta ciudad y ordenó dejarlo libre inmediatamente.  

Mariño Velandia había sido capturado en septiembre de 2019 bajo la sindicación de concierto para delinquir agravado relacionado con parapolítica. Se le endilgó que había recibido apoyo a su candidatura en 2003 para la Alcaldía de Yopal por parte de las Autodefensas Unidas de Casanare de alias “martín llanos” y del condenado por narcotráfico en Estados Unidos, Néstor Ramón Caro. 

El Tribunal Superior de Yopal acogió la tesis de la defensa de Mariño en el sentido de que el Juzgado Especializado de Yopal ignoró los argumentos y pruebas allegadas por esta y validó solo lo expuesto por la Fiscalía y el Ministerio Público en donde dio por ciertos los testimonios de exparamilitares que comprometían en el delito a Mariño y desconoció las declaraciones y pruebas que lo favorecían.  

Ver: Testimonios de “paras” hundieron a Nelson Mariño. Fue candidato de las ACC para la alcaldía de Yopal en 2003.

 

Se destaca en la providencia del Tribunal emanada el pasado 14 de agosto que, aunque inicialmente se acusaba a Mariño de haber recibido apoyo de las ACC la Fiscalía terminó acusándolo de haber promovido la agrupación paramilitar. Para los jueces del Tribunal esto es contradictorio y no creíble que apenas siendo candidato estuviera fomentando el accionar de esta agrupación.  

Agrega que el solo hecho de reunirse en alguna oportunidad con miembros de las ACC no hace culpable al sindicado, máxime cuando se conocía ampliamente que los candidatos eran forzados a asistir a este tipo de encuentros. 

Ver también: Defensa de exgobernador de Casanare Nelson Mariño cuestiona testimonios de «paras» que lo inculpan. Dice que no son creíbles.

El Tribunal desdice de los testimonios de los exparamilitares que involucraron a Mariño con las ACC por considerar que estos carecían de detalles sobre cómo se daba el relacionamiento del candidato y la organización paramilitar o con el narcotraficante Néstor Ramón Caro. En general los relatos son muy gaseosos y contradictorios sobre reuniones, sitios, fechas y participantes. Es decir, no hubo pruebas concretas y ciertas de los nexos de Mariño con la otrora poderosa organización armada ilegal.  

También se resalta que Héctor Germán Buitrago Parada, alias “martín llanos” y su exlugarteniente Josué Darío Orjuela Martínez, se negaron a rendir declaración dentro del proceso.  

Se cuestiona también no haber tenido en cuenta la declaración hecha por Carlos Guzmán Daza, alias “Salomón” exintegrante de las ACC, en el área política, en relación a que Mariño nunca firmó el denominado Pacto Casanare y que la organización no lo contemplaba como una persona opcionada para ganar la Alcaldía de Yopal. Este testigo fue clave para que se condenaran otros dirigentes políticos en Casanare. 

En resumen, para el Tribunal, los testigos presentados por la Fiscalía, atribuyen a Mariño haber asistido a algunas reuniones o ser patrocinado por las ACC, pero sin decir cómo. Finalmente se expresa que “La imputación fática no solo fue abstracta, imprecisa, no congruente en relación con los cargos imputados durante la indagatoria, sino que no aparece demostrada. No aparece probado que el procesado fuera autor del mencionado delito. Por eso la sentencia debe ser revocada”. 

En la sentencia se indica que contra esta sentencia proceden los recursos de apelación, doble inconformidad y de casación.  

SentenciaSegundaInstancia

Otras noticias…

20 jóvenes casanareños podrán estudiar becados por Geopark en alianza con la UNAD 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba