ActualidadNoticiasReportajes

En el Hospital Regional de la Orinoquia no hay ni como imprimir las historias clínicas. Se recrudece crisis financiera.

Los trabajadores del Horo manifiestan su preocupación por la situación de crisis financiera que aqueja la institución. La situación ha llegado a extremos en los cuales no hay recursos para insumo y ni para imprimir las historias clínicas. Igualmente se denuncia que no se cuenta con presupuesto para pagar los sueldos de los trabajadores, según el Sindicato de Empleados Públicos del Horo.

El personal de la salud expresa que el Hospital Regional de la Orinoquia es una Institución Prestadora de Servicios de Salud, IPS de segundo nivel que recibe a diario pacientes de todos los municipios del departamento sin mencionar los que remiten de departamentos cercanos. El propio ministro de Salud Guillermo Jaramillo resaltó el gran esfuerzo del equipo humano que labora en la institución, según pudo constatar en reciente visita a Yopal.

A pesar de estos reconocimientos, la situación se torna crítica y aunque no ha habido un pronunciamiento oficial de parte de la Gerencia, la problemática se originaría en el no pago de las EPS al Horo. Por ello hicieron un llamado a la Gobernación de Casanare y todas las EPS a las cuales se les han prestado y se siguen prestando sus servicios y que se encuentra en mora, para que cancelen las cuentas pendientes. No hacerlo es amenazar la sostenibilidad financiera de la única entidad Pública que maneja segundo y tercer nivel en el Departamento de Casanare.

Se reclamó al gobernador de Casanare Salomón Sanabria atención a lo que viene sucediendo y que puede afectar a cualquier persona residente en Casanare y que requiera los servicios del Horo. Se recalcó que es lamentable que no se tengan insumos para realizar su misión de brindar salud, con calidad y oportunidad.

También se requirió el pago oportuno de la nómina y los estipendios a las personas que laboran bajo la oprobiosa figura de los Contrato Por Prestación de Servicio.

Otras noticias…

Delincuentes dirigidos desde cárceles venían asolando a Casanare. Se hacían pasar por paras y guerrilleros.

Otras noticias…

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba